Destellos en la niebla (fragmentos)

Hoy, fui a la casa a llorar.
Cruzando la pálida niebla,
plena de gris y un pájaro muerto.

 

Hoy, la noche encendía su abrazo entre espinos,
una falsa nieve,
un camino roto hacia el peñasco.

 

(La niebla gris y el pájaro muerto.)

 

Lejos, escucho mi voz cansada.
Me acuesto y lloro, y la nieve es real, y la noche me pincha la piel blanca y sin defensa.
Hay tanta humedad que se me sale por los poros.

Ahora, hay sol, y se extiende la sequía, un calor me busca, salgo a la calle.
Tengo hambre y me como un nudo sin espinos y sin nieve.

 

Ahora, hay sol, el sol de siempre antes de las lluvias.